miércoles, 14 de julio de 2010

¿Y para qué estudiás Letras?



Ayer dediqué casi todo mi día a mis ojos, y no me refiero con esto a que me haya deleitado mirando alguna modelo o señorita de protuberantes atributos, sino a que fui al oculista para que me recetara anteojos nuevos y así, por fin, poder manejar, salir a bailar y mirar chicas sin la necesidad de tener que disfrazar mi cuerpo hercúleo (¿) de Anteojito, Mr Nerd o Dr Octopus.

La cuestión es que el oftalmólogo resultó ser un sujeto bastante piola, de unos sesenta años de edad, uno de esos médicos que hacen chistes incluyendo palabrotas capaces de transformar a los profesionales más despiadados en unos corderitos de la ciencia algo simpáticos. Me sentí muy cómodo conversando.

Resulta que estábamos charlando lo más bien, para hacer tiempo hasta que se me acostumbraran mis dos ojos verdes color Tom Cruise a los nuevos lentes de contacto, cuando me hizo la pregunta del millón:

-Che, pibe ¿y vos qué estudiás?- con un tono como si estuviéramos en Polémica en el Bar y el fuera el cantinero.

-Letras…- le respondí, con mirada desafiante, como diciendo "dale, dale, qué vas a acotar ¿que no voy a tener trabajo? ¿me vas aperguntar si me dedico a pintar paredes con publicidades de "Coca Cola?".

Se hizo un silencio. Me miró fijo y, con una sonrisa en la mitad de la boca, me dijo:

-Yo tenía un amigo que estudiaba Letras…- se quedó pensando, como acordándose, si siguió- ¿y para qué estudiaás Letras?-dijo como volviendo, y agregó para cagarla definitivamente - ¿para levantarte minas?

-Si bien me da herramientas considerables de locuacidad, nada despreciables comparadas con las que puede recibir un ingeniero, abogado o contador, que necesita de una billetera bastante abultada para conseguir mujeres, o al menos un poco de interés femenino, la respuesta es no- dije, más o menos.

-No, no, no te enojes…- razonando en lo que había dicho, o en cómo lo había preguntado- es que tenía un amigo que lo hacía por eso- excusándose- te preguntaba para joderte nomás.

Respuesta imaginaria:

-¿Y vos estudiaste oftalmología para poder mirar a los ojos a las chicas o con el fin de inventar anteojos mágicos para poder verlas desnudas alguna vez en la vida?

Respuesta real:

-No, no dedicaría años de mi vida a pasar hambre, a padecer la soledad y a sentirme lejos de los intereses comunes sólo para “conquistar” una mujer.
-Bueno, apoyá la pera ahí… eso… ahora la frente, mantené el ojo derecho y no parpadees…

¬¬

1 comentario:

  1. Pienso que se avergonzó de ese comentario que te hizo y por eso ignoró tu respuesta porque no supo qué contestarte...yo aún no sé qué responder cuando me pregunta mi abuela, ¿hija, por qué estudias pedagogía?...todo el mundo se piensa que es cosa de niños...no sé cómo explicarles que se puede trabajar también con el sistema cognitivo de ancianos, en empresas, o incluso en ONGs (estos temas me gustan)...NO, yo no sé responder a una pregunta tan desafiante como es ésa...quizás porque no tengo tu don de la palabra...o cuando hoy mi tía me dijo, nena, ¿¿por qué no te metes a monja?? yo me quedé perpleja!! y le dije, por qué dices eso? y me dice, no sé...como te ha ido tan mal con los hombres...me quería morir, le he contestado, tita, porque no necesito a un hombre a mi lado para ser feliz, soltera estoy de puta madre, hago lo que me da la gana, viajo, puedo tener aventuras espontáneas cuando me dé la gana y lo que deseaba responderle era lo siguiente: ¿Quieres que me meta a monja porque aún no he encontrado al hombre que me llene y que me haga sentir inmensamente feliz? ¿O quieres que me case con el primer novio y único que tuve como tú hiciste, tener un par de hijos, vivir en un pueblo de mierda, y una vida más aburrida que la del caballo pegaso y con un marido que ganaría el premio de antipáticos del mundo?? Pues no, tita, prefiero seguir sin novio...que ya llegará quien tenga que llegar, yo mientras tanto disfruto la vida, pero ese consejo mejor déjaselo a tu hija cuando tenga mi edad y sea más puta que las gallinas. Pero claro, como es mi tita, la adoro y me duele las cosas que me dice...pues le respondí educadamente y no diciendo esas barbaridades...

    ResponderEliminar

Quejosos